tittle

How I travelled to Our Cabaña / Como llegué a Nuestra Cabaña

kerry IMG_2383 Kerry Morgan - UK When I found out I was going to be a volunteer I was wondering how I would get to Our Cabaña from the airport but the Our Cabaña staff sent me a leaflet with instructions on how to travel there. I landed in Mexico City airport at 5am, then after passing through security, I followed the detailed instructions provided in the leaflet which allowed me to easily find the bus station. It was quick and simple to buy a bus ticket and I was on a bus to Cuernavaca within 10 minutes. The bus journey was great! Someone helped me to load my suitcase underneath the bus and I was provided with complimentary water and a snack bar like I was on a plane! The seats were extremely comfortable, they extended back and had headrests, so of course I ended up falling asleep…! After two hours I arrived at the bus station in Cuernavaca where one of the staff from Our Cabaña was there to greet me and we travelled by a direct taxi which only took around five minutes. Overall my journey was very smooth and easy, because in spite of the fact that I was in a new city, the public transport was very easy to use and I felt safe at all times especially thanks to the helpfulness of the staff and the clear directions they gave me.
  SPANISH VERSION Cuando me enteré de que iba a ser voluntaria, me preguntaba cómo iba a llegar a Nuestra Cabaña desde el aeropuerto cuando llegara a México, pero el staff de Nuestra Cabaña me envió un folleto con instrucciones de como viajar allá. Aterricé en el aeropuerto de la Ciudad de México a las cinco de la mañana, así que, después de pasar por la seguridad, seguí las instrucciones provistas en el folleto que me ayudaron a encontrar la estación de autobuses fácilmente. Fue rápido y sencillo comprar el boleto y estuve en un autobús hacia Cuernavaca en tan sólo 10 minutos. ¡El viaje en autobús fue genial! Alguien me ayudó a colocar mi maleta debajo del autobús y me obsequiaron agua y una barra de granola ¡como si estuviera en un avión! Los asientos eran súper cómodos, se reclinaban y tenían apoyacabezas asi que ¡obviamente me quedé dormida…! Después de dos horas de viaje llegué a la estación de autobuses en Cuernavaca donde ya estaba alguien del staff de Nuestra Cabaña para recibirme y tomamos un taxi que sólo tardó más o menos cinco minutos en llegar al Centro Mundial. En general, mi viaje fue muy tranquilo y fácil, porque a pesar de estar en una ciudad nueva, el transporte público fue muy fácil de usar y me sentí segura todo el tiempo, especialmente gracias a la amabilidad del staff y a las claras indicaciones que me dieron.

Impacto del voluntariado en los Centros Mundiales en mi vida / Impact of volunteering at the World Centres in my life

IMG_5496 Por Andrea Sánchez Félix Es increíble lo mucho que todo puede cambiar en un año, ¿no es cierto? Un año atrás me recuerdo estando en mi habitación en Durango pensando lo genial que sería viajar sola y perderle el miedo a hacer las cosas por mí misma, perderle el miedo a explorar, a sentir, a aprender, a vivir. En junio del año pasado decidí mandar una solicitud de voluntariado a uno de los centros mundiales de la AMGS, Pax Lodge. Me aceptaron y fui voluntaria ahí por seis meses. Seis meses en los que me enfrenté a tantos retos personales que no puedo ni contarlos, solo sé que cada vez que superaba uno, una partecita de mí se encendía de emoción y satisfacción, y de ganas de seguir superándome. No quería que la aventura acabara ahí y decidí mandar una solicitud más, esta vez a Nuestra Cabaña, y aquí me tienen, escribiendo desde la oficina de programa del centro. Viajar sola y perderle el miedo a hacer las cosas por mí misma, perderle el miedo a explorar, a sentir, a aprender, a vivir. Creo que esto resume lo que para mí ha sido el ser voluntaria. Es que simplemente no me alcanzan las palabras para describir todo lo que me he dado cuenta que soy capaz de hacer en este corto tiempo, el impacto que esto ha tenido en mi vida y veo reflejado día con día es maravilloso, porque, aunque mi vida guía me lo ha hecho saber desde el inicio, ser voluntaria te reafirma a cada momento lo increíble que eres.
DSC_0065 by Andrea Sánchez Félix It’s incredible how much everything can change in a year, right? I remember myself a year ago, thinking in my room in Durango about how cool would it be to travel alone and lose the fear of doing things on my own, to lose the fear of exploring, of feeling, of learning, of living. In June last year, I sent a volunteering application to one of the World Centres of WAGGGS, Pax Lodge. I got accepted and I volunteered there for six months. Six months where I faced so many personal challenges that I can’t even count them, the only thing I know is that every time I overcame one, a little part of me was lit with emotion and satisfaction, and the desire of keep on overcoming myself. I didn’t want the adventure to end so I decided to send one more application, this time to Our Cabaña, and here I am, writing from the program office of the Centre. To travel alone and lose the fear of doing things on my own, to lose the fear of exploring, of feeling, of learning, of living. I think this sums up what being a volunteer has been to me. I just can’t put in words all that I’ve realized I am capable of in this short time, the impact that this have had in my life is just wonderful, because, although my girl guiding life has let me know this since the beginning, being a volunteer reaffirms it at every single moment.